UA-86120834-3

Porsche celebra 70 años en América


En el otoño de 1950, los primeros autos deportivos Porsche llegaron a Estados Unidos, marcando el comienzo de una historia de éxito.

En ese entonces, un encuentro entre el profesor Ferdinand Porsche y Max Hoffman tuvo como resultado que la joven marca alemana fabricante de automóviles comenzara a exportar sus autos deportivos a Estados Unidos, resultando en la creación de un vínculo más fuerte de lo que nadie podría haber imaginado. Este año, Porsche celebra sus siete décadas en la industria americana.

Los primeros años

El primer automóvil deportivo Porsche recibió su certificación para uso en carretera en Alemania el 8 de junio de 1948, lo que significa que la historia entre la marca y Estados Unidos se remonta casi a sus primeros años. En aquel entonces, la joven empresa de automóviles deportivos llamó la atención de un vendedor visionario con sede en Nueva York. El expatriado austriaco, Max Hoffman había llegado a Nueva York el 21 de junio de 1941, y en 1947 abrió su sala de exposiciones en Park Avenue, rediseñada luego por Frank Lloyd Wright. "Hoffman Motor Car Company" comenzó a importar y vender marcas europeas establecidas, pero también las menos conocidas.

La relación inicial entre Max Hoffman y el profesor Ferdinand Porsche se remonta a cuando Hoffman todavía trabajaba como abogado en Viena, pero la alianza final se dio años más tarde gracias a Max Troesch. Periodista de profesión, Troesch había conducido un Porsche 356 y proclamó: "Estoy seguro de que este automóvil se hará un nombre". Cuando Troesch viajó a Estados Unidos, le mostró a Hoffman fotos del automóvil y lo convenció de conectarse con Porsche.

Los dos primeros cupés 356 de 1,1 litros se entregaron a Hoffman en el otoño de 1950, cuando conoció entonces a Ferdinand Porsche en el Paris Motor Show.

Porsche no tenía presupuesto para crear campañas publicitarias de grandes magnitudes, por lo que Hoffman tuvo la gran responsabilidad de dar a conocer la marca en América. Sus campañas de mercadeo fueron tan exitosas que el Porsche 356 fue catalogado como uno de los “Autos Más Emocionantes del Mundo”. Para el 1954, se vendían 11 carros por semana, igualando a un 30% de la producción anual de Porsche. En 1965, último año en que fue vendido el Porsche 365, el número de ventas de Porsche había aumentado en 74.6%.

Una parte sustancial del crecimiento de la marca también se debe a otro austriaco, John von Neumann, quien había inaugurado su concesionario “Competition Motors” en North Hollywood en 1948. Luego de haber hecho tan solo una prueba de manejo en el Porsche 356, lo compró y lo llevó con él a California, marcando un gran volumen de ventas del auto en la ciudad de Golden State.

En particular, el nuevo y ágil Porsche Speedster se comenzaría a popularizar con un precio de $2,995. El Speedster había sido inspirado en el 356 America Roadster, lo que evidencia la influencia de Hoffman en la compañía desde que solicitó a Ferry Porsche un vehículo más básico y liviano. Neumann también se mantenía muy conectado desde Hollywood, y su listado de celebridades clientes, la cual incluía al actor James Dean, ayudaron a reforzar la imagen de la marca en la ciudad.

Con Porsche convirtiéndose en una marca más establecida en concesionarios y salones de exhibición, las décadas siguientes fueron muy cambiantes para la presencia de la marca en los Estados Unidos. Desde una perspectiva organizacional, en el 1965 Porsche creó su propio canal de distribución independiente en la nación, la Corporación Americana de Porsche. En el 1969, la compañía se hizo parte de la división Porsche Audi de Volkswagen de América. Finalmente, el 1ro de septiembre de 1984, Porsche Cars North America (PCNA) fue oficialmente establecida en Reno, Nevada.

Acercándose a un nuevo milenio, Porsche experimentó éxitos y contratiempos. Los años 90 probaron ser retantes, pero la introducción al mercado del popular Boxter, que tuvo una acogida muy positiva como concepto en el Auto Show de Detroit en 1993 y luego en sus primeras pruebas de manejo volvió a encaminar de forma positiva a la marca e impulsar nuevamente sus ventas. En 1998, PCNA movió sus operaciones a Atlanta, Georgia. En el 2003, la marca alemana expandió aún más sus ofertas con la llegada del Cayenne, y rápidamente se convirtió en el modelo deportivo SUV más vendido en América durante muchos años.

Una década de crecimiento

Como muchas de las industrias, la crisis global financiera del 2008 tuvo consecuencias negativas en la industria automotriz. Para Porsche, las ventas de Estados Unidos disminuyeron en una cantidad de 20,000 autos para el 2009- lo que no sucedía desde comienzos de los años 90-. Sin embargo, luego de ese momento, las ventas comenzaron nuevamente a aumentar año tras año, especialmente con la llegada de nuevos modelos como el Panamera y luego el Macan.

El 12 de mayo de 2011, PCNA anunció su nueva compañía matriz en Atlanta. Estas oficinas centrales no solo han servido como un hogar en donde centralizar los negocios de la marca, sino también como un centro en donde visitantes y aficionados pueden conocer todo lo fascinante que la marca tiene para ofrecer. The Porsche Experience Center (PEC) Atlanta abrió sus puertas en mayo de 2015, ofreciendo una experiencia completa para sus visitantes con una pista para desarrollo de pilotos, un fino restaurante, galería de autos antiguos “Heritage Gallery” y más.

El primer evento en las nuevas instalaciones de Atlanta (PEC) fue la presentación del 911 GTS Club Coupé, un modelo diseñado específicamente para Estados Unidos y su producción se limitó solo a 60 unidades para celebrar el 60 aniversario del Porsche Club of America- el grupo de aficionados automotrices de una sola marca más grande en el mundo-. En noviembre de 2016, un segundo Porsche Experience Center fue abierto en Los Angeles, convirtiendo a Estados Unidos en el primer país con dos centros de experiencia de la marca y dando a Porsche una fuerte presencia en California, estado en donde se concretizan el 25% de las ventas americanas.

Combinados, ambos centros de experiencia Porsche (PCE’s) representan una inversión de $160 millones- la inversión más grande de Porsche fuera de su natal Alemania hasta la fecha- y han recibido a más de 450 millones de visitantes.

Porsche también se ha abierto paso en el mercado digital, especialmente con el lanzamiento del Porsche Drive Subscription Service en 2017. Ese mismo año vería la compañía alcanzar un hito muy especial con la producción del millonésimo ejemplo del icónico 911, y fiel a la historia, el automóvil único recorrió las calles de Nueva York que Max Hoffman había conducido en 1950.

Reafirmando el lazo especial entre América y Porsche, más de 81,000 personas se conglomeraron en la famosa pista Weather Tech Raceway Laguna Seca en California en septiembre de 2018 para presenciar cuatro días de carreras, conocer a legendarios pilotos de carrera de Porsche, lanzamientos de vehículos y más en el Rennsport Reunion VI. Dicho festival fue fundado por el principal oficial de PR, Bob Carlton, y comenzó en 2001 como una manera de rendir homenaje al legado de las carreras de Porsche desde su nacimiento.

En el presente, el año 2019 fue uno importante para Porsche en América en muchos sentidos. La marca obtuvo un récord en ventas de 61,568 vehículos, y no solo eso, sino que también lanzó su primer vehículo eléctrico en septiembre de 2019, el Porsche Taycan, llegando al mercado por primera ocasión en diciembre de 2019.

Setenta años después de Max Hoffman haber introducido la leyenda Porsche en el mercado americano desde Zuffenhausen, Alemania, un nuevo capítulo se ha escrito en la historia de Porsche y así continuará creando en América miles de momentos y memorias.



18 views