UA-86120834-3 Unas Legendarias 12 Horas

Unas Legendarias 12 Horas

Updated: Apr 3


Su victoria de las 12 horas en la montaña rusa de Sebring hace 50 años este mes aseguró un lugar especial en la historia de Ferrari para Mario Andretti. Ahora un venerable joven de 80 años, el ícono de las carreras muestra que sus recuerdos son tan agudos como sus reflejos de conducción.

Fundada en 1952 en una antigua base para bombarderos B17 de la Fuerza Aérea de los EE.UU., el famoso Sebring Raceway de Florida ha visto muchas grandes carreras. Y no hay un capítulo más rico en su historia que el escrito por Mario Andretti para Ferrari en la carrera de resistencia de 12 horas de 1970. La alineación de pilotos de ese año estaba llena de glamour, incluidos Dan Gurney, Jacky Ickx, Brian Redman, Pedro Rodríguez, Jo Siffert, Peter Gregg y la estrella de Hollywood Steve McQueen. El equipo Ferrari de tres autos tuvo algo que demostrar después de que el equipo Gulf-Porsche de John Wyer obtuvo una victoria por 1-2 en las 24 horas de Daytona unas semanas antes.

Mario Andretti en casa hojeando el Anuario 2019 de Ferrari Foto: Aldo Soligno

Andretti, quien estableció la pole en el Ferrari 512 S, dice: "Nos sentíamos bien, el auto se sentía bien y (el copiloto Arturo) Merzario y yo estábamos dominando la carrera antes de que fallara la caja de cambios". Su memoria, tan aguda como lo fueron sus reflejos de conducción, recuerda: "Lideramos para algo así como 179 de las 248 vueltas, y cuando nos retiramos estábamos muy, muy en la delantera".

Andretti (21) persiguiendo a Pedro Rodríguez (15) y Sam Posey (24) en camino a reclamar la victoria en las 12 horas de Sebring de 1970 Foto: Getty Images

De vuelta en los "pits", tuvo que ver al Porsche 917K de Rodriguez / Siffert tomar la delantera, al frente de Peter Revson y McQueen en el Porsche 908. Cuando los propios Rodriguez-Siffert tuvieron que salir al "pit" con un fallo en el buje delantero, Revson-McQueen parecía listo para una prestigiosa victoria. Pero luego, restando solo 30 minutos de carrera, el ingeniero Mauro Forghieri, entonces director del departamento de carreras de la Scuderia, puso a Andretti de vuelta en la carrera al volante del 512 S no Spyder que había conducido Ignazio Giunti y Nino Vaccarella durante todo el recorrido.


Andretti recuerda que ya había estado caminando lentamente hacia el aeropuerto adyacente para volar de regreso a Pensilvania cuando Forghieri corrió tras él. "Vaccarella era mucho más alto que yo, así que enseguida me doy cuenta de que realmente no me ajusto al tamaño de su auto", recuerda Andretti. “Pero en ese punto, el puro deseo te impulsa. Quedé poseído ". Andretti condujo con intensamente el 512 S rojo que manejaba maravillosamente por la pista plana de 5.2 millas. "Fue la primera vez en la carrera que tomé la primera curva, sin levantar el pie del acelerador", sonríe.

Anteriormente estaba una vuelta hacia abajo, ahora se encontraba al frente del Porsche blanco. Pero luego vino otra mala pasada del destino. Forghieri había advertido a Andretti que el Ferrari podría tener poco combustible y, efectivamente, la luz parpadeó. “En esos días, esa luz se enciende y entrabas al "pit" de inmediato, sin preguntas. Así lo hice ", dice Andretti. Pasaron unos tensos segundos mientras el ansioso corredor esperaba a que le bombearan rápidamente unos preciosos litros de combustible en su tanque.

Luego salió otra vez, persiguiendo a Revson una vez más. "Sabía lo que tenía que hacer", insiste. “En una curva antes de la recta larga me zambullí con fuerza y ​​salí a la pista cercana (del aeropuerto), y le pasé a Peter (Revson). Luego se dio por vencido. Pienso que tres vueltas después la carrera terminó ".


Cuando el victorioso Andretti regresó a los "pits", estalló el pandemonio. "Nunca has visto a tanta gente tan feliz", dice. "La conclusión es que siempre es gratificante ganar". Ese triunfo fue el preludio de más victorias de Ferrari para Andretti, incluso en su debut en Ferrari F1 en Sudáfrica en 1971. El destino trató cruelmente de negarle un lugar permanente en el equipo de la Scuderia.

Pero esa dramática victoria de Sebring en 1970 convirtió a Andretti en una parte indeleble de la historia de Ferrari, como lo demuestra la celebración del noveno aniversario de la Scuderia el año pasado, cuando un mar de admiradores extasiados en la Piazza Duomo de Milán coreó: “¡Mario! ¡Mario!


Por: Marco della Cava. La versión original de este artículo se publicó en el número 46 de la Revista oficial de Ferrari.

Ferrari Official Magazinea

0 views