UA-86120834-3

Universidad de Michigan y Ford abren complejo de robótica para acelerar un futuro más equitativo


A medida que los robots y los sistemas autónomos están listos para convertirse en parte de nuestra vida cotidiana, la Universidad de Michigan (U-M) y Ford Motor Company están inaugurando una instalación única en su tipo donde desarrollarán robots y especialistas en robótica que ayudan a mejorar la vida, mantener a las personas seguras y construir una sociedad más equitativa.

El Ford Motor Company Robotics Building de U-M es un complejo de cuatro pisos, $75 millones y 134,000 pies cuadrados ubicado en el campus norte de la universidad. Como nuevo centro del U-M Robotics Institute, sus primeros tres pisos albergan laboratorios de investigación personalizados para robots que vuelan, caminan, ruedan y extienden el cuerpo humano, así como aulas, oficinas y espacios colaborativos para aprender, explorar y fabricar. Mediante un acuerdo único, el cuarto piso alberga el primer laboratorio de investigación de robótica y movilidad de Ford en un campus universitario, con 100 investigadores e ingenieros de Ford.

La nueva instalación reúne a investigadores de la U-M de 23 edificios diferentes y de 10 programas principales. Con la nueva infraestructura, los investigadores que trabajan en robots de dos patas para respuesta a desastres pueden probarlos en una trotadora de 30 mph llena de obstáculos, o en un área de juegos escalonada diseñada con la ayuda de inteligencia artificial. Los ingenieros biomédicos tendrán acceso a plataformas sísmicas con placas de retroalimentación de fuerza para guiar su desarrollo de piernas protésicas más ligeras y eficientes. También los ingenieros de Ford explorarán cómo sus robots verticales Digit pueden trabajar en espacios humanos, a la vez que llevan los vehículos autónomos desde simulaciones robóticas por computadora, hasta el cercano terreno de pruebas de clase mundial de la universidad.

Robótica avanzada, más diversa y equitativa

Diseñado por HED, la arquitectura del edificio se hace eco del espíritu inclusivo y sin límites del U-M Robotics Institute.

El vestíbulo es un atrio abierto rodeado de laboratorios con paredes de cristal transparente. Fue diseñado teniendo en cuenta el alcance, para que los transeúntes y visitantes puedan ver la investigación en tiempo real. Las aulas están preparadas para la instrucción híbrida, una función planificada incluso antes de la pandemia. U-M y Ford están trabajando juntos para aprovechar esa característica, así como en un currículo más inclusivo, en colaboración con instituciones históricamente negras en Atlanta. Los estudiantes de esas escuelas pueden inscribirse de forma remota en Robotics 101, un curso piloto en la U-M que no requiere cálculo y nivela el terreno de juego para los estudiantes de escuelas secundarias de menores recursos que no ofrecen cursos avanzados.

Laboratorios de clase mundial para robótica centrada en el ser humano

El U-M Robotics Institute tiene como objetivo promover los robots centrados en el ser humano: máquinas y sistemas que interactúan con las personas y se mueven a través de nuestros espacios, extendiendo el cuerpo humano y su proceso de conocimiento. Los nuevos laboratorios que permiten esto incluyen:

  • El Ronald D. and Regina C. McNeil Walking Robotics Laboratory para desarrollar y probar robots con patas, con una cinta de correr en el suelo que puede alcanzar las 31 mph y una inclinación del 20 por ciento, así como también para probar obstáculos. Los robots que caminan podrían ayudar en labores de rescate en casos de desastre y permitir mejores prótesis y exoesqueletos.

  • Laboratorio de rehabilitación para el desarrollo de prótesis avanzadas y controles robóticos. Su "plataforma antisísmica" móvil puede inclinarse en cualquier dirección, mientras que las placas de retroalimentación de fuerza miden el contacto con el suelo.

  • Zona de vuelo de tres pisos para probar drones y otros vehículos aéreos autónomos en interiores, antes de trasladarse a la instalación de investigación exterior adyacente, M-Air. Los vehículos aéreos autónomos podrían realizar inspecciones más seguras de infraestructura como molinos de viento y puentes.

  • Mars Yard, diseñado con aportaciones de científicos planetarios de la U-M, para que los investigadores y equipos de estudiantes prueben vehículos de exploración y aterrizaje en un paisaje que imita la superficie marciana.

  • Área de obstáculos al aire libre diseñada con inteligencia artificial y rodeada de cámaras de captura de movimiento, para probar robots en escaleras, rocas y agua.

  • Espacio de garaje de gran altura para automóviles autónomos, ubicado en las cercanías de las instalaciones de prueba de Mcity, para poner a prueba los vehículos conectados y automatizados en entornos urbanos y suburbanos simulados.

Para Ford, la instalación es clave para los procesos de investigación y desarrollo de productos transformados y modernizados de la empresa destinados a alterar la industria del transporte. La investigación clave se centrará en:

  • El futuro de mover mercancía de manera más eficiente, mientras la pandemia impulsa aún más el crecimiento de ventas al detal en línea. Ford compró recientemente varios robots Digit, el primer robot con brazos y piernas disponible comercialmente, para trabajar con humanos y en espacios humanos.

  • Experimentar con Spot, un robot de cuatro patas que escanea con láser para ayudar a actualizar el diseño de las plantas de Ford, en preparación a la manufactura de nuevos productos.

  • El rol de los vehículos autónomos en el futuro de las ciudades. Los miembros del equipo de vehículos autónomos de Ford trabajarán desde las nuevas instalaciones, desarrollando el rol de los AV en el futuro de las ciudades. La visión de Ford incorpora un sistema operativo de vehículo autónomo completo e integrado que permite la selección, la conveniencia y el valor para el movimiento de personas y mercancía.

“Los vehículos autónomos tienen la oportunidad de cambiar el futuro del transporte y la forma en que nos movemos”, dijo Tony Lockwood, gerente técnico de Investigación de vehículos autónomos de Ford. "A medida que se implementa esta nueva tecnología, tener a nuestro equipo de Ford trabajando en el campus colaborando con el mundo académico nos ayudará a acortar el tiempo que lleva trasladar los proyectos de investigación a la ingeniería automotriz, liberando el potencial de los vehículos autónomos".

Robots y robótica para cualquier entorno

Además de la jaula de drones M-Air y la instalación de prueba Mcity, la universidad también alberga el Aaron Friedman Marine Hydrodynamics Lab, que cuenta con una masa de agua interior de 360 ​​pies de largo para probar embarcaciones robóticas y convencionales. Además, el Space Physics Research Lab desarrolla y prueba naves espaciales robóticas e instrumentos para su despliegue en todo el sistema solar. Dentro del nuevo edificio, los investigadores que trabajan en máquinas para cada uno de esos entornos, y otros, pueden aprender e inspirarse mutuamente.

El Ford Robotics Building ancla el extremo oeste del área de pruebas de movilidad de Michigan Avenue, el cual comienza en el vecindario de Corktown en Detroit y atraviesa Dearborn hasta Ann Arbor, donde Ford y U-M se asocian con otros innovadores para experimentar con posibles soluciones de movilidad para el futuro.

En colaboración con el estado de Michigan y otros, Ford y U-M están involucrados en el desarrollo de este corredor único en su tipo para vehículos conectados y autónomos, que continuará la misión del estado de liderar el desarrollo de infraestructura inteligente y movilidad del futuro. Un objetivo clave de la iniciativa es cerrar las tradicionales brechas en el acceso al transporte y tránsito público en el sureste de Michigan.

24 views0 comments